DevocionarioDevocionario


Enséñame a rezar de nuevo

Yo antes he tenido
más ternura dentro de mi, Señor.
Y creo que Te he amado
con mayor fidelidad que ahora.

Tú me conoces mejor que yo.
Sabes entonces la causa
que me alejó de aquella inocencia
con la cual te amaba sin reservas
y nunca huía de Ti.

Pero ahora me veo con tantos proyectos,
trabajos e ideas,
tantas cosas por hacer,
tantos horarios, encuentros y compromisos,
que me siento pesado,
y espiritualmente lento.

No tengo la virtud de aquéllos
que se extasían en silencio,
pensando simplemente en tu misericordia siempre viva,
siempre actuante, siempre amiga y paterna.

Sé que necesito de Ti, mi Dios;
pero actuó como si no tuviera.
Paso los días sin hablar contigo,
siempre ocupado, siempre con muchos proyectos,
como quien huye de alguna cosa.

Me parece que es miedo.
Tengo miedo de tener que cambiar de vida.
Por eso invento mil compromisos.

Y lo que mas necesito es rezar, Señor.
En este mundo, en este tiempo,
en esta hora enséñame a rezar de nuevo.
¡Si no rezo, simplemente no sobreviviré!